No, no es una mosca, ¡es un dron!

Ahora son posibles los drones del tamaño de un insecto gracias a investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en donde se desarrolló un chip que utiliza apenas una fracción de la energía de un dron convencional.

Este chip procesa imágenes de flujo a 20 fotogramas por segundo y ejecuta automáticamente comandos para ajustar la orientación del dron en el espacio. Lo mejor es que sólo utiliza 2 vatios de potencia, lo que abre posibilidades para que se utilice en misiones como la de búsqueda y rescate de personas atrapadas en estructuras colapsadas.

Un avance en la tecnología que podría ayudar a la humanidad en los momentos más desastrosos.

5 años celebrando ideas geniales

Notas Relacionadas
CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn